La religión que define mejor a las islas es el sintoismo. Es una religión que nació en las islas y que en ellas se desarrolló. Sus características fundamentales son el respeto hacia la naturaleza, los antepasados y los héroes nacionales. Se cree, por tanto, que la familia imperial provienen de los dioses. Los lugares de culto más importantes son el santuario de Ise y el de Izumo Taisha.

En el siglo sexto de nuestra era llegó a las islas el budismo desde Corea y China que se extendió por las islas teniendo mucha importancia, más a medida que pasaba el tiempo, en varias áreas de la sociedad japonesa. Durante los siglos posteriores el budismo fue cogiendo fuerza entre los japoneses.

Al comenzar el siglo VII un regente de nombre Shotoku Taishi llevó una importante labor de reforma en temas políticos que trajo aparejado un gobierno constitucional y también reformas que lograron que la cultura y la educación se desarrollaran en las islas del archipiélago. Este regente, budista convencido, hizo que se construyesen templos budistas por todo el territorio. De los más importantes que construyó nos encontramos con el templo Horyuji.

En el 710 la corte, tras muchos cambios de ubicación se aposentó en Nara. Este lugar sería elegido también por los siete emperadores siguientes. El budismo siguió desarrollándose y creándose templos, creando una importante actividad artística ligada al budismo. La escultura más destacada fue la imagen de bronce de Buda, que se llevó a cabo en el año 752 en el templo de Todaiji.

Visto aqui.